Hamburgo, la puerta al mundo y el esplendor del norte

Hamburgo, la puerta al mundo y el esplendor del norte

Hamburgo, la puerta al mundo y el esplendor del norte

La ciudad verde, ubicada a orillas del Lago Alster, es considerada una de las urbes más bonitas de Alemania.

Hamburgo, la puerta al mundo y el esplendor del norte

Todo aquel que haya estado, alguna vez, en esta ciudad estará encantado de su estilo y elegancia marítima. Ya sea el Elba, el Alster, la urbe portuaria, la ciudad almacén, el Fischmarkt o la calle Reeperbahn, Hamburgo siempre tiene algo nuevo para descubrir, para vivir y asombrarse.

Con 1,8 millones de habitantes, la segunda ciudad mayor de Alemania, Hamburgo ofrece una oferta única para sus visitantes: arte y cultura de alto nivel, éxitos musicales de resonancia internacional, teatro de máxima calidad, una gran variedad de hoteles, excelentes restaurantes, exquisitas tiendas para ir de compras, una picante vida nocturna e innumerables lugares de interés histórico, que han dejado huella a lo largo de los 1 200 años de historia, que tiene la ciudad. Hamburgo es joven, simpáticamente moderna y está abierta al mundo. Sin duda, es una urbe llena de contrapuntos.

Por un lado, el barrio de St.Pauli es colorido y, al mismo tiempo, el más pobre con la calle Reeperbahn, la milla más pecaminosa del mundo. No obstante, es ordenado y rico de Blankenese con sus innumerables villas y panoramas románticos al Elba y a sus playas.

En todas las esquinas, Hamburgo tiene un aspecto diferente; sin embargo, todo armoniza a la perfección. Y en el puerto de Hamburgo, en el corazón de la ciudad, atracan barcos de todo el mundo.

El gran lago se ubica en el centro de la verde ciudad hanseática; es un paraíso para los aficionados a la vela, las piraguas o el remo. Con las aguas del pequeño río Alster y sus afluentes represadas desde el siglo XIII, el lago Alster es el lugar preferido para descansar y practicar el jogging. Los hanseáticos disfrutan de este oasis con un ‘Alsterwasser’, que es una cerveza con limonada, una bebida refrescante y revitalizante para los días de verano, como el mismo Alster.

Los recorridos en barco por el Alster y las visitas a la ciudad por el agua constituyen paseos inevitables. Varias veces al día salen los barcos desde Jungfernstieg (Metro Jungfernstieg), para hacer un recorrido por el lago, atravesando los canales y observar las incomparables maravillas del lugar.

Pero también merece la pena dar un paseo a pie alrededor del Alster, por donde se encuentran algunos de los sitios más apreciados de Hamburgo.


Entre la estación central y la plaza Gänsemarkt no solo se encuentra el Centro Histórico de Hamburgo, sino que en este lugar están las tiendas de mayor prestigio internacional, ya sea para pasear por la docena de galerías comerciales o por los bulevares comerciales de las calles Mönckebergstraße, Spitalerstraße y Neue Wall y satisfacer todos sus deseos. Los aficionados al teatro pueden disfrutar de representaciones magistrales de arte dramático en el teatro Thalia, en el Deutsches Schauspielhaus y en la Ópera. También, la Milla de los Museos situada entre el Alster y Oberhafen hace las delicias de los entusiastas del arte.

Jungfernstieg, junto al Alster, es desde hace mucho tiempo la calle de las compras y de los paseos de Hamburgo. Antiguamente, por este espacio se paseaban las familias los domingos con sus hijas solteras (Jungfern: en alemán, soltera). Actualmente todo gira en torno a las compras en los grandes centros comerciales y en los establecimientos de prestigio.

El pasaje Hamburger Hof también se encuentra en Jungfernstieg. En este lugar ir de compras se convierte en un acto cultural: los elegantes comercios, grandes y pequeños ofrecen exclusivas ofertas a sus visitantes. Otras delicias de la calle Jungfernstieg son el calzado, el cuero y los accesorios de viaje; la conocida casa ‘Alsterhaus’ y los espacios llenos de tradición como el cine ‘Streit’s’.

Ayuntamiento
Después de que en 1842 se quemó por completo el Ayuntamiento de Hamburgo, los miembros de la Alcaldía se mudaron provisionalmente a otras instalaciones, durante 55 años. El nuevo Ayuntamiento se inauguró en 1897, con 647 salas y está construido sobre más de 4 000 pilotes de roble. Muy alejado del estilo hanseático, el Municipio brilla con su fachada ricamente decorada, que está coronada por un total de 20 estatuas del Káiser. Sobre la puerta principal se puede leer una frase en latín: “Nuestros descendientes velarán con celo por conservar la libertad que consiguieron nuestros antepasados”.

Iglesias
El perfil de la ciudad de Hamburgo está marcado por las torres de las iglesias más importantes de St. Katharinen, St. Petri, St. Jacobi, St. Nikolai y St. Michaelis, la iglesia barroca más importante del norte de Alemania. La primera piedra del templo de St. Petri, situada en la actual zona comercial de la calle Mönckebergstraße se colocó en el siglo XII. La iglesia se construyó de nuevo tras el gran incendio de Hamburgo, en 1842.

Además del órgano del maestro Arp Schnitger de la iglesia de St. Jacobi, también es digno de mención el mosaico del altar realizado con un diseño de Oskar Kokoschka de la iglesia de St. Nikolai, en la plaza Hopfenmarkt, que fue destruida en la Segunda Guerra Mundial. Las ruinas de la torre permanecen como conmemoración del aquel terrible suceso. Por el contrario, al atardecer se disfruta de una vista de ensueño sobre la ciudad desde el símbolo de Hamburgo, la iglesia de St. Michaelis.

El ‘Michel’, el símbolo de Hamburgo
St. Michaelis, construido entre 1751 y 1762, no solo es la iglesia barroca más importante del norte de Alemania, sino que tiene el reloj de campanario más grande de Alemania, con esferas de más de 24 metros de perímetro. Su torre, el ‘Michel’, tiene una altura de 132 metros y cuenta con una plataforma panorámica desde la que se puede ver tranquilamente el puerto y la ciudad. Todos los días, a las 10:00 y a las 21:00, suena el reloj con sus instrumentos de viento.

Hamburgo histórico
El Centro Histórico es realmente la parte más antigua de Hamburgo y para muchos turistas la verdadera atracción. Lo más conocido es posiblemente la Chilehaus y las casas de oficinas de la plaza Burchardplatz, aunque el Sprinkenhof, el Mohlenhof y el Meßberghof son uno de los destinos turísticos más apreciados. En algunos lugares se puede imaginar muy bien el Hamburgo más antiguo; por ejemplo, en la calle Cremon existió un almacén y unas viviendas con acceso por el canal y la calle, de manera que las mercancías se podían transportar por agua y por tierra. También, la calle Deichstraße, una antigua vía de comerciantes con edificios de oficinas y viviendas de los siglos XVII a XIX, recuerda a los viejos tiempos. Aquí hay estupendos restaurantes y bares que invitan a pasar un buen rato.

 

 

 


   

Krameramtswohnungen
Un monumento histórico y una parte idílica del viejo Hamburgo son las Krameramtswohnungen (casas para pequeños comerciantes), que datan del siglo XVII y que se encuentran en las cercanías del Michel. Una de estas viviendas históricas se ha mantenido en su estado original y el Museo de Historia de Hamburgo la equipó completamente con mobiliario de los años 1850 y 1860, para que se pueda visitar.

Puente Trostbrücke (en la parte alta del canal Nikolai)
En el casco antiguo de Hamburgo este puente une desde 1266 la ciudad episcopal en torno a la zona de la calle Domstraße, la iglesia Petrikirche y la urbe condal, que fue fundada por Gustav Adolf III, conde de Schauenburg, Stormarn y Holstein. Las dos estatuas del puente son un monumento a este fundador.

Bolsa
El edificio de la Bolsa de Hamburgo es el más antiguo de su estilo en Alemania y se encuentra a espaldas del Ayuntamiento. Un lugar que se debe visitar.

El puerto de Hamburgo
Alrededor de 13 000 barcos de todo el mundo pasan anualmente por el segundo puerto más grande de Europa. Desde la terminal de cruceros, la ciudad almacén histórica y los puentes desembarcaderos, hasta el moderno puerto de contenedores. Aquí se respira libertad y huele a países lejanos. Con un recorrido en barcaza o visitando uno de los legendarios barcos museo, los turistas pueden conocer por qué Hamburgo tiene el sobrenombre de la ‘Puerta del mundo’. Y desde el verano del 2007 enterarse sobre otra parte especial de la historia del puerto de Hamburgo, en las salas de los emigrantes ‘Ballinstadt’, donde entre 1850 y 1939 unos cinco millones de emigrantes europeos iniciaron su viaje al Nuevo Mundo. Hoy se puede indagar sobre la propia familia.

Hafencity
Entre la ciudad almacén y el puerto, en el corazón de la ciudad, en los antiguos terrenos del puerto, se alza un nuevo barrio: el HafenCity, probablemente el proyecto urbanístico más atractivo de Europa. Entre los edificios arquitectónicos más importantes se destaca desde el 2010 la Filarmónica del Elba, una nueva sala de conciertos que se construyó sobre el techo de un almacén. Desde esta edificación espectacular y con una amplia vista se puede contemplar el Elba y a los cerca de 40 cruceros que pasan al año por el puerto.

Antiguo túnel del Elba
La llamativa construcción cuadrada, con cúpula de los embarcaderos de St. Pauli, alberga la maquinaria de las cuatro grandes jaulas, que desde 1911 desciende a personas y vehículos hasta una profundidad de casi 24 metros, donde luego dos túneles conectan con Steinwerder, en la orilla sur del Elba. Los horarios de apertura para turistas son: días laborables, de 05:30 a 20:00; sábados hasta las 16:30; domingos y festivos cerrado. Para los peatones y ciclistas es gratis las 24 horas del día.