Clase G de Mercedes-Benz

Clase G de Mercedes-Benz

Clase G de Mercedes-Benz

La leyenda sigue viva

Clase G de Mercedes-Benz La leyenda sigue viva

La mítica Clase G presenta su primera renovación completa al empezar su cuarta década de vida. Si bien su apariencia y resistencia siguen intactos, casi todas sus partes han sido renovadas para brindar al conductor una experiencia acorde a uno de los mejores SUV del mercado.

La Clase G ofrece hasta un 16% más de potencia y un 17% menos de consumo de combustible. La gama incluye el G 500, con un nuevo y potente motor biturbo V8 de 4.0 litros.

Una nueva configuración de suspensión junto con un control de estabilidad más sensible da como resultado mayor control en la conducción, seguridad y comodidad en la carretera. El interior también se ha actualizado y se están lanzando las exclusivas versiones AMG G63 y G 500 4×4.

El clásico todoterreno de Mercedes-Benz está comenzando un nuevo capítulo en una historia de éxito, que abarca casi 40 años. Con su tecnología continuamente mejorada y la especificación de equipos de clase alta, este ícono ha satisfecho las expectativas de los fanáticos del todoterreno. Fiel a esta tradición, un nuevo motor V8 biturbo de inyección directa de 4.0 litros celebra su estreno mundial en la Clase G.

Se basa en la nueva generación de motores V8, que fueron desarrollados por Mercedes-AMG  y con excepcionales niveles de rendimiento, similares a los que equipan al Mercedes-AMG GT o el Mercedes-AMG C 63.  Para su uso en la Clase G, el V8 ha sido modificado para entregar un torque muy elevado: 610 Nm.

Otros atributos destacados incluyen una respuesta rápida y un gran poder de tracción, que fue posible gracias al uso de dos turbocompresores que fueron montados en la parte externa del bloque de cilindros. Este diseño hace que el motor sea más compacto, con una respuesta óptima y bajas emisiones de escape. La eficiencia del motor y su consumo están aseguradas mediante el uso de inyectores piezoeléctricos de inyección directa, lo que permite que la combustión sea de pulverización guiada.

La resistencia máxima con el menor peso posible está garantizada por el cárter de aluminio del motor V8. Las superficies de los orificios de los cilindros cuentan con la tecnología NANOSLIDE® de Daimler, que los hace el doble de duros que los revestimientos de hierro fundido convencionales. Esto minimiza tanto la fricción interna como la demanda de combustible.

El nuevo motor biturbo de 8 cilindros emite 25 kW (35 hp) más de potencia y 80 newton metros más de par que su versión anterior. La nueva configuración de los turboalimentadores se traduce en una potencia y un par máximos entregados a velocidades más bajas del motor, lo que beneficia no solo a la potencia inicial y al rendimiento, sino también a la economía de combustible. El nuevo G 500 acelera a 100 km/h en 5,9 segundos (anteriormente: 6,1 segundos) y tiene un consumo combinado de 12,3 litros por 100 kilómetros (anteriormente: 14,9 l/100 km).

Más potencia, menor consumo de combustible

Como es típico de la Clase G, los nuevos modelos conservan la base robusta y familiar del chasís tipo escalera, que todavía ofrece una generosa resistencia para hacer frente al aumento de par y potencia. También se conserva el rendimiento fuera de carretera con excelente tracción y total permanencia, caja de engranajes de rango bajo y tres bloqueos de diferencial, que se pueden activar/desactivar mientras el vehículo está en movimiento.

La configuración estándar de la suspensión ha sido revisada con amortiguadores optimizados para un mejor control de los movimientos de la carrocería y una mayor comodidad en la conducción en carretera. Las optimizaciones en el sistema ABS dan como resultado menos distancia de frenado. Además, el G 500 está disponible opcionalmente con un nuevo sistema de amortiguación adaptativa con modos sport y confort. Esto proporciona un rendimiento en carretera más ágil en el modo sport, con una capacidad de reducción de la velocidad en el camino.

Como se conoce por las variantes AMG, la transmisión automática 7G-TRONIC PLUS cuenta con un modo de transmisión manual, que puede activarse presionando el botón ‘M’, el cual permite al conductor saborear el alto par disponible y usar las paletas de cambio del volante para decidir cuándo cambiar de marcha.

Mejor por dentro y por fuera

En el interior, el G 500 cuenta con un conjunto de instrumentos llamativos, con apariencia de dos tubos, con pantalla multifunción de 11,4 cm, punteros y diales rediseñados. Los dos modelos AMG también lucen un grupo de instrumentos rediseñados.

Nueva elección de colores

Ofrecemos un nuevo paquete de colores para los clientes que desean darle a su AMG G-Class un aspecto más personal. Hay acabados de pintura exteriores con efectos cromáticos muy particulares. Las piezas desmontables, como los espejos, los parachoques delanteros y traseros, las extensiones de los arcos de las ruedas, el anillo que rodea la cubierta de la rueda de repuesto y el techo están pintados en negro.

 


Nuevo modelo especial AMG EDITION 463: dinámica visible

Mercedes-AMG le da al G 63 un aspecto deportivo impresionante. La exquisita especificación interior incluye un panel de instrumentos de dos tonos, asientos de dos colores en cuero designo de alta calidad con refuerzos laterales en el mismo material de aspecto de carbono y costuras contrastantes. Además, paneles centrales de puertas y asientos con aspecto de diamante, adornos y puertas de fibra de carbono y tira de cuero napa.

En el exterior, una dotación de acero inoxidable, franjas deportivas AMG a lo largo de los lados y un inserto de tiras protectoras en aluminio negro resaltan tanto la dinámica como la exclusividad del modelo especial. El G 63 está equipado con llantas de aleación ligera de 53,3 cm (21 pulgadas) de cinco radios dobles en negro mate con radios de alto brillo y neumáticos 295/40 R 21 de base ancha.

El Mercedes-Benz G 500 4×4 se produce en serie

Una vez que demostró su popularidad, el auto de exhibición G 500 4×4 está listo para entrar en producción en serie. En la historia superlativa de la Clase G, el G 500 4×4 es el nuevo punto culminante en la gama de modelos. El paquete técnico consiste en el tren motriz de tracción total que incluye ejes de portal y el nuevo motor V8 biturbo de 4 litros con una potencia de 310 kW (422 hp).

También es nuevo el chasís con puntales dobles de resorte/amortiguador y amortiguación ajustable. En el interior del G 500 4×4, los ocupantes disfrutarán de confort.

Al observar estos datos claves del chasís y del tren motriz parece que el mundo todoterreno comienza para el G 500 4×4, donde otros vehículos se dan por vencidos.

La nueva “G” también ofrece un rendimiento absolutamente convincente sobre el asfalto. Debido a la mayor trocha de los ejes en comparación con el auto de serie (+264 mm), las grandes ruedas de 22 pulgadas de tamaño 325/55 R 22 y la amortiguación ajustable con su modo Sport, la Clase G se comporta en las curvas con una dinámica tan especial que los ocupantes se sienten como si estuvieran en un automóvil deportivo en lugar de un 4×4. Esto también se aplica en el off road y en carreteras con nieve, en cuyo caso se asemeja al rendimiento de un vehículo de rally de alta potencia.