Costa del Sol

Costa del Sol

Costa del Sol, a orillas del mar
Mediterráneo

Recorra, conozca y disfrute cada espacio de este mágico destino turístico. Viva una experiencia diferente que jamás olvidará.

Costa del Sol, a orillas del mar
Mediterráneo

 

Al sur de la península Ibérica se encuentra la provincia de Málaga, en la región de Andalucía. 300 días de sol al año y una temperatura promedio de 19 grados centígrados, la convierten en uno de los destinos preferidos por los británicos, alemanes, escandinavos y franceses.

Desde pueblos de postal como Casares, en los que te puedes perder, hasta otros más escondidos e impresionantes como las Cuevas de Nerja, la Costa del Sol es, sin duda, más que buen clima, exquisita gastronomía, cultura y deportes. Una larga lista que permitirá que te enamores de cada lugar, pero más importante que eso: quedarás fascinado con la calidez y el buen servicio de su gente.

Ciudades bañadas por el mar Mediterráneo, que fue testigo de la evolución de varias civilizaciones antiguas como los egipcios, los fenicios, hebreos, griegos, cartagineses y romanos, y que se comunica con el Caribe a través del Estrecho de Gibraltar; es por tradición uno de los mares más importantes del mundo, no solo por su historia, sino por su riqueza natural.

 

 

Pasar una tarde contemplando la calma de sus aguas y su profundidad, donde se refleja el color azul del cielo, es una de las razones por las que cientos de turistas viajan cada año y permanecen por horas en medio del intenso sol, en sus más de 160 kilómetros de litoral.

Sin embargo, la playa no es la única razón para visitar este encantador destino; un paseo por el fascinante Centro Histórico de la ciudad de Marbella es uno de los planes más tradicionales para quienes llegan a la ciudad. Su epicentro es la Plaza de los Naranjos, donde se encuentran tres edificios emblemáticos: la Casa del Corregidor, la Ermita de Santiago y el Ayuntamiento.

Otro sitio emblemático de la urbe es la calle Ancha. Aquí se encuentra la inconfundible y adorada por los marbellíes, la Iglesia del Santo Cristo de la Vera Cruz, un templo del siglo XVI. También se destaca el templo de la Virgen de los Dolores como una de las más bellas edificaciones para visitar en el casco antiguo marbellí. Todo esto se resume en un recorrido con encanto a través de la historia de la ciudad de Marbella.

Puerto Banús, por su parte, es un espacio deportivo de gran lujo; un destino turístico que se ha convertido desde que fue inaugurado, en mayo de 1970, en uno de los mayores centros de entretenimiento de la Costa del Sol, alcanzando fama internacional. Su localización geográfica y la visita de numerosos personajes populares lo convierten en un atractivo destino veraniego.

El corazón de Puerto Banús son sus muelles; una mezcla de tiendas y restaurantes de lujo, yates y coches de ensueño. La Plaza Antonio Banderas, ubicada detrás del puerto deportivo, representa el eje del núcleo urbano. Aquí se puede visitar algunos de los mas famosos locales como el Hard Rock Café y en sus alrededores centros comerciales como: El Corte Inglés o el Marina Banús.

En la localidad de Tebas se podrá conocer la parte urbana y apreciar la belleza de la arquitectura popular andaluza, que se puede observar por completo desde el Castillo de la Estrella, fortaleza medieval, que se levanta sobre una colina.

La Costa del Sol ofrece una de las rutas de senderismo más atractiva. Se trata del Camino del Rey, que atraviesa el desfiladero de los Gaitanes, un recorrido para los más arriesgados porque es considerado de alto riesgo.

 


Antequera es otra de las localidades más visitadas. Es originaria de la Edad de Bronce porque guarda en sus rincones monumentos monolíticos de la época. Los visitantes tienen la oportunidad de observar algunos como: El Dolmen de El Romeral y El Dolmen de Menga. Antequera también es conocida por tener un gran número de iglesias. Entre las que se destacan están: la Iglesia del Carmen, las Colegiatas de San Sebastián y Santa María la Mayor.

Gastronomía
Desde la cocina mediterránea del litoral hasta los productos y platos típicos de los pueblos del interior, la gastronomía de Málaga y su Costa del Sol es rica en variedad y sabores. Hay restaurantes, chiringuitos al pie de playa, bares de tapeo, rutas por las bodegas para probar los mejores vinos y chefs con estrella Michelín.

Variedad de platos que se preparan en la zona para disfrutar con una cerveza o un tinto de verano; desde ensaladilla rusa, pasando por croquetas, jamón y queso, que son las más tradicionales, hasta las especialidades de la casa: porra antequerana, ajo blanco o pescado frito, típicos de la región.
Los mejores bares de tapas se encuentran en el Centro Histórico de Málaga. Están inspirados en el sabor a mar y a pescado fresco, para satisfacer todo paladar.

Otra de las zonas en auge es el nuevo Soho de la ciudad, situada al sur de la Alameda Principal, uno de los espacios de moda y que se desarrolla tanto en el ámbito gastronómico como en el artístico.

En Marbella también se puede disfrutar de unas deliciosas tapas en el centro de la urbe, en medio de calles estrechas, árboles de naranjos y antiguas fuentes.

Además, en Nueva Andalucía, en San Pedro de Alcántara y en el Paseo Marítimo Marbellí hay excelentes tapas. Cada espacio cuenta con terrazas para relajarse cerca al sol y al mar.