Cartagena de Indias: La Heroica

Cartagena de Indias: La Heroica

Cartagena de Indias: La Heroica

Además de su mágica arquitectura, Cartagena ofrece una intensa vida nocturna, festivales culturales y paisajes únicos.

Cartagena de Indias: La Heroica

Una ciudad fantástica que guarda los secretos de la historia en sus murallas y balcones, en sus construcciones y en sus angostos caminos de piedra. Enmarcada por una hermosa bahía, Cartagena de Indias es una de las ciudades más bellas y mejor conservadas de América.

El Centro Histórico, que encierra las murallas de Cartagena, es una de las zonas más importantes de la ciudad; sitio que sirvió de inspiración a Gabriel García Márquez, ganador del premio Nobel de Literatura, en 1982. En Cartagena, además de palpar la historia de siglos en calles empedradas, se puede conocer el Castillo de San Felipe y asombrarse con un recorrido por las iglesias antiguas.

La gastronomía de Cartagena es otra expresión de la riqueza de Colombia. Las alternativas se multiplican para los viajeros, que buscan experimentar sabores nuevos y exóticos de la cocina local e internacional. Gracias a su riqueza étnica, los platos típicos cartageneros exploran elementos afro, indígenas y europeos.

Esta ciudad fue declarada Patrimonio Histórico de la Humanidad por la Unesco, en 1984.

Las opciones de alojamiento son diversas, desde tradicionales como: hostales coloniales o exclusivos hoteles boutique, que proporcionan una experiencia única por sus detalles y servicios personalizados.

Cartagena de Indias entrega todo el encanto de su historia y el legado de ancestros, que la hicieron grande y la convirtieron en uno de los destinos turísticos más importantes de Colombia.

La fantasía y el legado histórico de este sitio le llevarán a explorar una ciudad generosa y radiante, con espacios para interactuar con la naturaleza y para conocer la cultura, las costumbres, las memorias y los testimonios de un pueblo, que lleva el sabor del Caribe en sus relatos.

Esta ciudad fue declarada Patrimonio Histórico de la Humanidad por la Unesco, en 1984. Actualmente, cuenta con uno de los festivales de cine más importantes de Latinoamérica y cada año rinde tributo a la música clásica. Es un museo al aire libre, con sus tesoros coloniales, pero tiene mucho más que cultura e historia. Cartagena también es destino turístico de sol y playa; deportes náuticos y artesanías.

 


Disfrute de los exquisitos platos típicos como: arepas de huevo, buñuelos de fréjol o de maíz, empanadas, sancocho, butifarra, etc.

La magia de la ciudad reposa en los cimientos de sus fortificaciones, la calidez de su gente, la riqueza material de su arquitectura y la cultura, que a través de infinitas expresiones demuestra que es un pueblo alegre, solidario y amable.

El romanticismo es su sello de exportación; una ciudad que cuenta anécdotas fascinantes en las esquinas de cada calle, donde el límite de sus murallas, junto a la fresca brisa del mar evocan las luchas del pasado. En días de sol, Cartagena de Indias vibra con el color de sus fachadas y, más aún, al recorrer los callejones de la ciudad antigua, en la que se escucha música alegre.

Al caer la noche, este destino turístico de Colombia es cálido porque irradia luz propia, cobra vida y se transforma. Crea una atmósfera propia de la tierra, que enamora a sus huéspedes y los transporta a tiempos olvidados sobre un carruaje guiado por caballos. Así es Cartagena de Indias, una urbe que relata su pasado, entrega historias y renace en el tiempo.